• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

Ficha de autor

Alejo Carpentier y Valmont

Nace el 26 de diciembre de 1904 y muere en París el 24 de abril de 1980. En 1921 comienza a hacer periodismo en La Discusión y luego en Chic, El Heraldo de Cuba y Social. En 1923 es nombrado jefe de redacción de Hispania y, al año siguiente, de Carteles. Participa en la Protesta de los Trece (1923) y se integra al Grupo Minorista. Está entre los fundadores de la Revista de Avance, en 1927. Por esa época sufre prisión, acusado de ?comunista?. En la cárcel escribe la primera versión de su novela ¡Ecue-Yamba-O! Liberado, organiza junto con Amadeo Roldán conciertos de ?música nueva?, en los que se estrenan en Cuba obras de Stravinsky, Poulenc, Eric Satie, Malipiero. Colabora en Musicalia, Revista de la Habana, Aventura en Mal Tiempo. En 1928 escribe los argumentos de ballet La Rebambaramba y El milagro de Anaquillé, musicalizados por Amadeo Roldán. Conoce a Robert Desnos en La Habana y, con el pasaporte y los papeles de identidad de éste, abandona subrepticiamente el país y va a Francia. Allí trabaja como jefe de redacción de la revista Musicalia, además de colaborar en Bifur, Documents, Revista de Oriente, Cahier du Sud. Andre Breton lo invita a colaborar en La Revolution Surrealiste. En 1930 es nombrado jefe de redacción de Imán. Colabora en Revista Cubana, Conservatorio, La Gaceta del Caribe, Orígenes, Nuestro Tiempo. Realiza investigaciones musicológicas, especialmente en Santiago de Cuba, las cuales permiten las revalorizaciones del olvidado Esteban Salas y de Manuel Saumell. Al año siguiente se instala en Venezuela, donde colabora en El Nacional de Caracas (1946-1958). Con el triunfo de la Revolución cubana, en 1959, regresa a su patria. Es nombrado vicepresidente del Consejo Nacional de Cultura. Al crearse la UNEAC figura entre sus vicepresidentes, además de ser uno de los responsables de la revista Unión, junto con Nicolás Guillén. En 1968 es designado ministro consejero para asuntos culturales en la Embajada de Cuba en París. [more...]

Nace el 26 de diciembre de 1904 y muere en París el 24 de abril de 1980. En 1921 comienza a hacer periodismo en La Discusión y luego en Chic, El Heraldo de Cuba y Social. En 1923 es nombrado jefe de redacción de Hispania y, al año siguiente, de Carteles. Participa en la Protesta de los Trece (1923) y se integra al Grupo Minorista. Está entre los fundadores de la Revista de Avance, en 1927. Por esa época sufre prisión, acusado de ?comunista?. En la cárcel escribe la primera versión de su novela ¡Ecue-Yamba-O! Liberado, organiza junto con Amadeo Roldán conciertos de ?música nueva?, en los que se estrenan en Cuba obras de Stravinsky, Poulenc, Eric Satie, Malipiero.

Colabora en Musicalia, Revista de la Habana, Aventura en Mal Tiempo. En 1928 escribe los argumentos de ballet La Rebambaramba y El milagro de Anaquillé, musicalizados por Amadeo Roldán. Conoce a Robert Desnos en La Habana y, con el pasaporte y los papeles de identidad de éste, abandona subrepticiamente el país y va a Francia. Allí trabaja como jefe de redacción de la revista Musicalia, además de colaborar en Bifur, Documents, Revista de Oriente, Cahier du Sud. Andre Breton lo invita a colaborar en La Revolution Surrealiste. En 1930 es nombrado jefe de redacción de Imán. Colabora en Revista Cubana, Conservatorio, La Gaceta del Caribe, Orígenes, Nuestro Tiempo. Realiza investigaciones musicológicas, especialmente en Santiago de Cuba, las cuales permiten las revalorizaciones del olvidado Esteban Salas y de Manuel Saumell. Al año siguiente se instala en Venezuela, donde colabora en El Nacional de Caracas (1946-1958).

Con el triunfo de la Revolución cubana, en 1959, regresa a su patria. Es nombrado vicepresidente del Consejo Nacional de Cultura. Al crearse la UNEAC figura entre sus vicepresidentes, además de ser uno de los responsables de la revista Unión, junto con Nicolás Guillén. En 1968 es designado ministro consejero para asuntos culturales en la Embajada de Cuba en París. Fue jurado en importantes concursos cubanos y extranjeros. Colaboró ocasionalmente en las más importantes publicaciones cubanas (Granma, Casa de las Américas, Unión, Bohemia, etcétera) y en numerosas extranjeras. Escribió los libretos de Yamba-O (1928) y La pasión negra (1932), ambos con música de Marius François Gaillard, y Las puertas del sol (1970), con música de Michel Puig. Colaboró con Darius Milhaud en la cantata Invocations, con Paul Claudel en Le livre de Christophe Colomb -para radio- y con René Dahon Maeterlink en La princese Maleine. Tradujo al francés el poema de Pablo Picasso El entierro del Conde de Orgaz. A partir de El reino de este mundo sus obras han sido traducidas a numerosos idiomas, El Siglo de las Luces, Concierto barroco, Viaje a la semilla, Los fugitivos, La música en Cuba , La ciudad de las columnas

En 1975, entre otras distinciones, fue investido como Doctor Honoris Causa en Lengua y Literatura Hispánicas de la Universidad de La Habana. Recibió los premios internacionales ?Cino del Duca? y ?Alfonso Reyes 1975?. Premio Miguel de Cervantes de Literatura correspondiente a 1978.