• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

todo

Hilos mágicos y sus nuevos tejidos de maravilla

Por Esther Suárez Durán
Fuente CUBARTE 10.06.2016

Hilos mágicos y sus nuevos tejidos de maravilla.
Hilos mágicos y sus nuevos tejidos de maravilla.

Para despedir al mes de mayo la Compañía Teatral Hilos Mágicos presentó el espectáculo de variedades Carlos y sus marionetas, muy bien conducido por las actrices titiriteras Celma Corella y Milene Carmona, acompañadas de Betsy Fernández, Yoni Ray, Randy Irigoyen y del Maestro Carlos González, actor titiritero él mismo, diseñador y constructor de muñecos y director artístico y general de la compañía, así como del teatro que la acoge. Al mando de las luces y el sonido: Francisco Matos, haciendo gala de la precisión que lo caracteriza.

Hilos Mágicos es nuestra única compañía especializada en títeres de hilo o marionetas, denominaciones de la técnica que permite la animación de figuras mediante hilos que unen diversas partes del muñeco (generalmente las articulaciones) con sus mandos o crucetas, las cuales pueden ser de varios tipos y diversos niveles de complejidad. Dicha agrupación está enclavada en la Sala La Edad de Oro, sita en el populoso municipio capitalino de Diez de Octubre y recibe cada fin de semana a cientos de niños y familiares en sus presentaciones que comienzan desde los viernes en la tarde, día dedicado a las escuelas del lugar, y continúan el sábado y el domingo con las funciones para toda la familia.

Carlos y su compañía enfrentan uno de los problemas que afecta al teatro cubano en su conjunto: la inestabilidad de los elencos, que encuentra algunas razones en los bajos salarios de actores y técnicos, en las precarias condiciones de trabajo y en la ausencia de estímulos; una y otra vez Carlos prepara jóvenes como actores titiriteros, les enseña el complejo arte de la animación de figuras (aún las materias relacionadas con la especialidad no integran los planes de estudio de las escuelas especializadas) y, un buen día, los ve partir. Por supuesto, en cualquier parte del planeta el teatro es un arte que prueba la vocación de sus artífices a diario, no es posible vivir de él, sino vivir para él. Así lo hace esta breve tropa que integra Hilos Mágicos en este momento y que luce espléndida sobre el escenario, trabajando todos ellos con varias crucetas y mandos a la vez y pulsando los hilos que completan la expresividad de las figuras como si se tratara de afinados instrumentos de cuerdas.

Me dio mucho gusto encontrar, tras más de un año sin vernos, a Yoni Ray entre los actores y constatar los avances que ha logrado, y descubrir al muy joven (porque todos son jóvenes artistas) Randy Irigoyen, quien entrara a la compañía como técnico de luces y, por su interés en el arte titiritero, hoy comparte la escena con sus compañeros actores.

Durante los meses próximos Hilos Mágicos repondrá Tina y Fina, del Maestro Fidel Galbán, para luego grabarla como parte de la programación especial televisiva del verano, mientras se apresta a estrenar La nana de Renecita, de Jesús Barreiro, una obra inspirada en la infancia de la escritora cubana Renée Méndez Capote y su relación con una nana muy joven, negra libre pero descendiente de esclavos, y más adelante la gran producción que supone El gato con botas.

La mayor parte de la producción de los espectáculos se realiza en la propia compañía, lo cual supone un enorme y especial esfuerzo. Para el óptimo funcionamiento de la sala resultará excelente terminar los trabajos de climatización que ya el Consejo Nacional de las Artes Escénicas tiene en marcha, tras haber desarrollado un trabajo serio de remozamiento de la instalación, así como dotar a la misma de la tecnología que precisa en cuanto a equipamiento de luces (solo quedan seis reflectores en activo) y sonido.

El Teatro La Edad de Oro mantiene funciones durante todos los fines de semana del año con un público fiel que sostiene y aplaude la labor de la compañía. Este es un esfuerzo digno de reconocimiento y respeto ya que con tan breve cantidad de actores y un solo director artístico pareciera imposible realizar 153 funciones al año (la compañía solo recesa en caso de giras a provincia o vacaciones) y rebasar esta cifra cuando se añaden funciones nocturnas destinadas al público adulto.

Para el mes de noviembre el Teatro figurará, además, entre las instalaciones de la capital que acogerán el programa artístico de la III Bacanal del Títere para Adultos. Ojalá que para ese entonces cuente ya con las condiciones que una entidad de esta importancia social y estética merece y que todas las instancias metodológicas y administrativas relacionadas con las artes escénicas están de acuerdo en brindarle.

 

 

Esther Suárez Durán

Perro huevero...

Por Esther Suárez Durán

La Habana, 1 de abril de 1955. Graduada de la Licenciatura en Sociología en 1978 en la Universidad de La Habana. Investigadora del Centro Nacional de Investigaciones de las Artes Escénicas. Profesora Auxiliar de la Facultad de Historia, Sociología y Filosofía de la Universidad de La Habana. Ha realizado labores docentes en otros centros de enseñanza superior en México y Venezuela.  Dramaturga, narradora, ensayista, crítica teatral, guionista de radio y TV.

Ha obtenido diversos premios en concursos literarios nacionales e internacionales, así como en eventos nacionales de radiodifusión, entre ellos el Premio Ismaelillo y el José Antonio Ramos, en cuatro ediciones del Concurso UNEAC (85, 95, 98, 2001), y el Premio de Guión Dramático del Festival Nacional de la Radio (1999, 2002 y 2009)  y del Concurso Caracol de la UNEAC en tres ocasiones (1999, 2001 y 2008).

Cuenta con diecisiete títulos publicados en los géneros de teatro (para adultos y niños), narrativa, testimonio y ensayo, además de quince textos en selecciones y antologías. Entre sus obras teatrales se cuentanPara subir al cielo se necesita..., Mi amigo Mozart, La travesía de Byron, El alma desnuda, El aire y un poco de brisa, Extraños en la noche, Sueño una ciudad, De hortensias y de violetas, y la trilogía Pelusín y la esperanza, además de versiones desde la narrativa para el teatro. Entre su obra ensayística, testimonial y  narrativa aparecen De la investigación sociológica al hecho teatral; Un colectivo tras el telón; El juego de mi vida. Vicente Revuelta en escena; Como un batir de alas. Ensayos sobre el teatro cubano; El libro del orégano; El libro impublicable de Rauli y Breves estudios en torno a la soledad.

Su teatro ha sido representado en Cuba, Estados Unidos, Argentina, Italia, España y Venezuela.

Ha publicado más de un centenar de artículos críticos y ensayísticos en revistas especializadas nacionales y extranjeras en formato impreso y digital. Desde 2003 colabora  con CUBARTE.

Es miembro de la Asociación de Escritores,  de la Asociación de Artistas Escénicos, y de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC; del Comité de Expertos del Consejo Nacional de las Artes Escénicas del Ministerio de Cultura,  de la filial cubana de la Asociación Internacional de Críticos Teatrales y de la Cuban Section of Latin American Studies Association (LASA). Preside el Centro Cubano de la ASSITEJ (Asociación Internacional del Teatro para Niños y Jóvenes) desde su refundación en septiembre de 2011.

En el 2002 le fue otorgada la Distinción por la Cultura Nacional que otorga el Ministro de Cultura. En el 2005 recibió la Medalla Majadahonda por el cumplimiento de labores internacionalistas. En el 2008 le fue conferido el Premio Romance de la Niña Mala y en el 2010 el Premio Especial La Rosa Blanca, ambos por la calidad del conjunto de su obra literaria destinada al público infantil y juvenil.

Añadir nuevo comentario