• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

todo

RAÍCES, algo más que un recuerdo

Por Juanita Conejero
Fuente CUBARTE 25.03.2016

" Todos, más o menos, sentíamos una necesidad imperiosa de unirnos a la tierra como raíces".

Fue en la década del cuarenta del siglo pasado. Si me obligaran a precisar una fecha exacta, no podría hacerlo. Solo recuerdo que estudiábamos el bachillerato. Éramos jóvenes llenos de cálidas emociones y deseos inmensos de apresar el Mundo entre las manos.

Todos, más o menos, sentíamos una necesidad imperiosa de unirnos a la tierra como raíces.

Como alguien dijo una vez, éramos  un pequeño manojo de eflorescencias íntimas. No era anhelo vegetal el nuestro, era un anhelo muy humano.

Es imposible pensar en el grupo “Raíces”, sin pensar en Isidoro Núñez Miró. Era Isidorito,  como con cariño lo llamábamos, el alma del grupo, el poeta en ciernes y una de nuestras más grandes promesas, el leader, el joven Maestro, el promotor inteligente y el amigo fiel.

Así lo recuerdo y me conmueve su diáfana presencia en mi memoria.

Este grupo literario, estaba integrado aproximadamente por catorce estudiantes. Unos, muy cercanos a la poesía como Isidoro, Morán, María Dolores Ortiz, Rosario Antuña, Katty Quijano y Carulla. Entre ellos, andaba yo también, haciendo mis pininos.

Algunos alumnos amantes de la literatura en general, compartían textos narrativos o breves  textos filosóficos o históricos como Mercedes Mesa, Asunción Irigoyen, Olga Mesa, Gustavo Hart, Pepe Sánchez, Juan Jesús Cisneros y Gloria Suárez, queridos nombres, hasta donde me alcanza esta entrañable evocación.

Luis Morán y Carulla, además, gustaban de la pintura y el dibujo e ilustraban algunos  materiales, a manera de un Boletín en stencil, del cual conservo solamente uno.

Cuando alguien leía, los otros escuchaban con fruición. Algunos, además, estimulaban y brindaban apoyo para el mejor desarrollo del trabajo del grupo.

A lo largo del tiempo, estoy convencida que Isidoro Núñez Miró, en aquellos años, ya era un poeta. Tenía a pesar de su poca edad, “un alma grande” y una poesía adjetivada y adjetivable, por los muchos elogios que merecía entre todos los que muy especialmente lo admirábamos.

¿Por qué el grupo se llamaba Raíces?  Y aquí transcribo parte de la “Explicación de un título”, palabras aclaratorias, que aparece en el material que conservo:

“Una raíz no se explica, se estudia y se acepta. Es parte de la vida. Y eso somos nosotros, una pequeña parte de la vida, que trata de hacer algo por ella. Tenemos conciencia de nosotros mismos, de nuestra tierra, Todavía no anda la frente tocando nubes, sino como la raíz, humildemente sencilla, útil y ávida, pegada a la tierra de todos, en una sublime extracción de sustancias.

No queremos ser el origen ni el final de nada. Solo queremos ser como las raíces, partiendo desde el suelo pero con la aspiración del tallo. La raíz no se ve, pero es la causa del verde y del fruto que nos alargan la vida. Está íntimamente ligada a la tierra, pero en una misión ascendente que se hace savia e intuye cielos aún antes de llegar a la copa”.

Recuerdo que se comentaba, que el nombre del grupo surgió de una intuición, de una producción fílmica y de una coincidencia. Nunca llegamos a conocer la verdadera historia de aquel nombre, ni creo que nos preocupáramos por conocerla.

Con sabernos, bien unidos, era suficiente para ofrecer nuestras creaciones.

Mercedes Mesa, tan inolvidable, decía: “¿Y quién  hará poesía ahora si los poetas callan?” El silencio es el mayor pecado de un poeta.

En Raíces, dominaba el humanismo más puro, la búsqueda de un ideal necesario, el arte cabal y sincero, el amor como base esencial de la existencia, el equilibrio entre el sentimiento y el pensamiento y la herencia moral, como lo argumentaba Olga Mesa, a partir de ese tesoro martiano que nos arrobaba con verdadera pasión.

La vida, el arte, los sentimientos, el pensamiento y la naturaleza en su plenitud, resultaban motivos de inspiración.

Recuerdo, que en un poema de su autoría, para María Dolores Ortiz, era tan triste ver quebrarse el tallo de una flor.

Fue postulado del grupo, que el artista no crea solo para gozo propio. No puede ser un avaro de su vida, decía Morán.

Estos principios, nos pegaban a la tierra, nos fortalecían como seres humanos y como artistas incipientes intentábamos crecer con el aroma del mundo. El grupo fue fugaz, pero dejó una huella indeleble en cada uno de nosotros.

Los que aún quedamos, no podemos olvidar la fuerza del sentimiento y el amor que nos unía.

Teníamos tantos planes, algunos que quedaron solo en el intento de lograrlos, pero la memoria permanente de Isidoro, cada día nos convoca, nos incita a seguir adelante, a no cejar en nuestros empeños y a seguir creciendo como raíces de un tronco común.

Nuestras vidas, quedaron marcadas por estos propósitos.

Queríamos soñar y ser al mismo tiempo y morder trigos azules con hambre de labriego, versos míos de un pequeño poema de adolescencia, que apenas alcanzo a recordar.  

Sirvan estas palabras, de homenaje a Isidoro Núñez Miró, en esta hora de recuento emocionado.

Así éramos, pequeños, humildes, conscientes, los muchachos y muchachas de Raíces, aquellos que junto a ti querido poeta matancero y muy cubano, tuvimos ideales, fuimos sinceros, quisimos crecer, amar, existir, ser árbol y frutos y en definitiva ser, hermanados en la pureza del bien y del amor más puro, trazándonos el camino que abrazados habíamos emprendido hacia un futuro luminoso que todos deseábamos alcanzar.

No importa si fue muy corto el tiempo que nos mantuvimos enraizados, lo importante es la intensidad de este recuerdo que, aún hoy, nos hace estremecer.

Juanita Conejero

Palabra abierta

Por Juanita Conejero

Juanita Conejero Teijeiro (La Habana, Cuba 1934). Dra. en Filosofía y Letras de la Universidad de la Habana. Profesora de Literatura Cubana e Hispanoamericana. .Actualmente jubilada después de más de 50 años en las esferas de la Educación y la Cultura donde llegó a ocupar importantes responsabilidades. Es poeta, escritora y promotora cultural. Siendo una adolescente ganó el Premio Guardia de Honor de Rubén Darío en Managua, Nicaragua. Ha obtenido entre otros los siguientes premios y menciones. Tercer Premio Concurso Nacional de Poesía “Delia Carreras” , en Matanzas Cuba l998; Finalista por varios ocasiones en el Concurso de Poesía “La Gaceta de Cuba”; Primer Premio “Una flor para Celia” por el ochenta aniversario de la heroína cubana: Celia Sánchez Manduley; Mención en el Concurso Nacional de Poesía “Regino Pedroso en el 2002; Mención en el Concurso Nacional de Poesía: ”Benito Pérez Galdós de la Asociación Canaria de Cuba en el 2004 y Primer Premio en el Concurso Nacional de Poesía: “Rafaela Chacón Nardi” auspiciado por la Biblioteca Nacional de Cuba y la Asociación “Amigos del Libro” en el 2005.La compañera tiene cuatro poemarios inéditos; un libro de Poemas Infantiles y un texto de Ensayos.

 Su poemario “Más allá del tiempo” fue publicado en el año 2000 por la Editora: La Tinta del Alcatraz en Toluca, México. Poemas suyos han sido publicados en varias Antologías de poesía cubana y mexicana y en el Suplemento Cultural “La Abeja Dorada de Campus”, órgano informativo-cultural de la Universidad Autónoma de México y en la Revista “Alma Mater” en Cuba. También han sido divulgados a través de recitales, encuentros y por la radio, la televisión cubanas y páginas digitales. Es colaboradora de la página CUBARTE (portal de la cultura cubana). Por más de diez años ha desarrollado actividades de Guionista en Radio Cadena Habana.

Es miembro fundadora del Grupo de Creación poética de la Fundación “Nicolás Guillén” y del Círculo de Amigos de “Gabriela Mistral” en Cuba.
En el 2005 visitó México y participó en el evento: “Mujeres Poetas en el País de las Nubes” junto a más de cincuenta y cinco poetas de América y de Europa.
Participó el 2006 en el Festival Latinoamericano “Ser al fin una palabra” que se celebró en el mes de marzo, en México D.F., donde fue invitada para representar a Cuba junto a poetas de otros países de nuestro continente.

En ambas actividades en México ofreció Recitales en diversas Instituciones, destacándose los realizados en la Universidad Autónoma de México, en la Casa del Poeta , en el Palacio de Bellas Artes y en la Capilla Alfonsina .Ha participado en años sucesivos en el Festival Internacional de Poesía de la Habana Cuba y en la propia capital conduce y dirige una Tertulia de Arte y Literatura que lleva por nombre: Sol Adentro en homenaje al gran mexicano Alfonso Reyes, del cual es una apasionada estudiosa. En la Feria Internacional del Libro de la Habana (2007) fue presentado su poemario Persistencia de la Memoria por la Editorial Extramuros de Ciudad de la Habana. Participó en El Encuentro Internacional de Poesía Floricanto en coordinación con la Universidad Autónoma de México en octubre del 2008, realizado en el distrito federal. En el 2007 recibió el Premio “Coral del Aire” instituido por la Dirección de Cultura del Municipio Playa La Habana. Cuba, como reconocimiento a su trayectoria cultural y en el año 2008 le fue entregada “La Gitana Tropical” premio otorgado por la Dirección de Cultura de Ciudad de la Habana.

Añadir nuevo comentario