• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

Géneros musicales típicos

Habanera

En 1842 empiezan a componerse contradanzas cantadas, dando lugar a la Habanera, quien se identificó, por un lirismo melodioso, y un cadencioso balance de su estructura ritmática. Dicho género en el transcurso del tiempo fue desapareciendo como baile y quedó más como género vocal. Según se dice la primera habanera documentada fue publicada en el periódico habanero “La prensa” el 13 de noviembre de 1842 con el título “El amor en el baile” con autor anónimo. Es por eso que algunos califican como la primera habanera a la titulada “La Paloma” compuesta por Sebastian Iradier Salaberri (1809-1865). La Habanera consiste en un género que permite ser cantado o interpretado solamente con instrumentos. Constituye un género usualmente empleado en bandas de música y agrupaciones corales.

Se recomienda: “La Paloma” compuesta por Sebastian Iradier Salaberri.

Letra de “La Paloma”

Cuando salí de la Habana,

¡Válgame Dios!

Nadie me ha visto salir

si no fui yo,

y una linda Guachinanga

Sí, allá voy yo,

que se vino tras de mí,

¡Que sí, señor!

Coro:

Si a tu ventana llega

una Paloma,

trátala con cariño

que es mi persona.

Cuéntale tus amores,

bien de mi vida,

corónala de flores

que es cosa mía.

¡Ay! ¡Chinita que sí!

¡Ay! ¡Que dame tu amor!

¡Ay! Que vente conmigo,

chinita, a donde vivo yo!

 

El día que nos casemos

¡Válgame Dios!

En la semana que hay ir,

me hace reír,

desde la Iglesia juntitos,

que sí señor,

nos iremos a dormir.

Allá voy yo.

(Coro)

 

Cuando el curita nos eche

la bendición

en la iglesia Catedral

allá voy yo,

yo te daré la manita

con mucho amor

y el cura dos hisopazos.

¡Que sí, señor!

(Coro)

 

Cuando haya pasado tiempo

¡Válgame Dios!

De que estemos casaditos

pues sí señor,

lo menos tendremos siete,

¡Y que furor!

O quince guachinanguitos…

¡Allá voy yo!

Bolero

Este género fue documentado por primera vez en julio de 1792, en el Papel Periódico de La Habana. Presenta raíces españolas, pero al introducirse en la isla se le incorporaron formas y giros melódicos, así mismo fue cambiado el ritmo. Los instrumentos principales son la guitarra, la trompeta, el piano, el bongó, el güiro, las maracas y el bajo. Cuenta con múltiples estilos o variantes como los “Boleros Camps” y el “Filin” (raíz etimológica significa sentimiento) siendo este uno de los más popularizados a partir de los 50, cuenta con particularidades como la de exigir que el intérprete dramatice sus gestos y  modulaciones de la voz. Entre los principales intérpretes de este género se pueden mencionar a: Ignacio Villa, conocido por el seudónimo de Bola de Nieve, Olga Guillot presentada también como “La reina del bolero”, Antonio Machín, Benny Moré, Barbarito Díez, Frank Domínguez, Fernando Álvarez, María Teresa Vera, Rita Montaner, Elena Burke, Berta Dupuy,  la Guillot, Juana Bacallao, René Cabel, Nelly Castell, Blanca Rosa Gil,  Moraima Secada, Omara Portuondo también conocida como la “La Novia del Filin”.

Se recomienda: “Contigo en la distancia” creada en  1947 por Cesar Portillo de la Luz.

Letra de “Contigo en la distancia”:

No existe un momento de día
en que pueda olvidarme de ti;
el mundo parece distinto
cuando no estás junto a mí.

No hay bella melodía
donde no surjas tú,
ni yo quiero escucharla
si no la escuchas tú.

Es que te has convertido
en parte de mi alma,
ya nada me conforma
si no estás tú también.

Más allá de tus labios
del sol y las estrellas,
contigo en la distancia
amada mía estoy.

Punto cubano

También llamado punto guajiro, tiene sus orígenes canarios y andaluces con introducción de elementos africanos. Surge en el siglo XVII principalmente en las regiones del occidente y centro de Cuba. Es interpretado por solistas o dúos quienes realizan controversias, netamente improvisadas mediante décimas. Los cantantes pueden realizar pausas donde el laúd puede escucharse claramente. Emplea instrumentos como: el tres, la guitarra, el laúd, el timple, el güiro, el guayo y las claves. Entre los principales exponentes de este género se pueden mencionar a: Ángel Valiente, Rigoberto Rizo, Héctor Gutiérrez, Néstor Gutiérrez, Tomasita Quiala, Gregorio Morejón, Edelmira Vera, Jesús Orta Ruiz conocido por el “Indio Naborí”, José Marichal, Omar Mirabal, Luis Quintana, Francisco Reyes "El Cacique Jaruqueno", Justo Vega, Pedro Guerra, Alexis Díaz Pimienta, Antonio Camino, Adolfo Alfonso, Chanito Isidrón, Nazario Segura, etc.

Letra de pie forzado: “Para ti mi ángel de paso”

Tomasita Quiala

Ángel que llega y se va,/ sin anunciar despedida,/se va y se lleva mi vida,/ ya me la devolverá. Ángel que no exhibirá/ mi amor jamás de su brazo, /cuando quieras un regazo,/ dónde recobrar la calma,/ abro el cielo de mi alma,/ para ti mi ángel de paso.

Tomado de: http://www.eluniversal.com.co/blogs/la-palangana/el-punto-cubano

Fragmento de la letra correspondiente a las décimas realizadas por Ángel Valiente y Jesús Orta Ruiz, con tema “La Libertad” forman parte de la conocida “Controversia del Siglo” desarrollada de junio a agosto de 1955.

Valiente:
Libertad, palabra de oro
con sabor a sangre pura,
y en la conciencia madura
de los pueblos un tesoro.
En los hombres sin decoro
prospera la indignidad,
porque sin la voluntad
de los corazones bravos,
de un semillero de esclavos
no brota la libertad.

Naborí:
¿Libertad? La libertad
no tolera la estrechez:
anchura quieren el pez,
el ave y la humanidad.
Quiere el ave inmensidad
azul para desplegarse;
puede el pez, al limitarse
fuera del mar, perecer,
y los hombres quieren ser
libres para no asfixiarse.

Valiente:
Dijo el Apóstol ayer
con su palabra uniforme:
«La libertad es la enorme
tiranía del deber».
Para ser libre hay que ser
hombre de inmensas virtudes,
porque las ineptitudes
son fábricas de cadenas,
extorsionando las venas
de las grandes multitudes.

Naborí:
La libertad defendida
hasta el esfuerzo imposible,
no es más que el imprescindible
oxígeno de la vida.
Cuando en tierra sometida
nos asfixia la opresión,
para la respiración
necesaria del vivir,
un mártir déjase abrir
un hueco en el corazón.

Valiente:
Libertad, prerrogativa
del espíritu elevado,
que lleva en lo más sagrado
su parte interpretativa.
En la acción suplicativa
no está su realización;
y hay en toda mediación
un propósito pigmeo,
como señaló Maceo
en el Pacto del Zanjón.

Naborí:
Libertad, el Indio Hatuey
-rosa de llamas rojizas-
te consagró sus cenizas
en el altar siboney.
Crueles soldados del Rey
Incendian al indio bravo,
y el héroe con taparrabo
Sonríe, muere contento…
el humo libre en el viento
Siempre es más que un hombre esclavo.

Valiente:
A mí no me gusta ver
ni a un pájaro en jaula de oro,
donde el canto más sonoro
un sollozo puede ser.
La obsesión mía es romper
la jaula y decirle: ¡Al monte!
Date a volar y disponte
a ser libre, sin más cruz
en las alas que la luz
para ver el horizonte.

Naborí:
El ejemplo es el quetzal
herido de Guatemala:
enjaulado, pliega el ala
en silencio funeral.
Rechaza en huelga mortal,
los alimentos vitales
que le dan las criminales
manos que la han encerrado…
pueblo digno, encadenado,
muere como los quetzales.

Valiente:
Cuando el pueblo americano
bajo el predominio inglés,
tenía grillos en los pies
y una traba en cada mano,
junto a Washington, su hermano
de luchas, Lincoln se alzó:
a los suyos liberó,
hasta que por manos fuertes
la más triste de las muertes
en el camino encontró.

Naborí:
Jorge Washington, tu espada
digna de la loa homérica,
fue en las tinieblas de América
primer rayo de alborada.
Inglaterra desangrada
se va por el oceano,
y cuando es punto lejano
de lejana embarcación,
brilla otra constelación
bajo el cielo americano.

Valiente:
Del mundo que nada y progresa
para un rumbo más feliz,
es una enorme raíz
la Revolución francesa.
Danton, con palabra gruesa,
fustigó la iniquidad,
y en su inmediable ansiedad,
aquel cíclope del verbo,
cogió al siervo y vistió al siervo
con alas de libertad.

Naborí:
Francia, tu Revolución
Te enderezó las rodillas
y lavó viejas mancillas
como un sangriento jabón.
Tu faro de redención
alumbró a la humanidad,
desde aquella tempestad
de liberador arrojo…
¡Jamás un traje tan rojo
se puso la libertad!

Valiente:
Dessalines —según dijera
en sus versos Naborí —
fue del corazón de Haití
base, mástil y bandera.
Como si tenido hubiera
águilas en cada mano,
puso un vuelo en cada hermano
y un resorte en cada cosa,
para conquistar la hermosa
libertad del pueblo haitiano

Naborí:
Toussaint de betún y acero
con alma de claro día,
en la espalda te dolía
el látigo del negrero;
y el dolor te hizo guerrero
—vórtice de la inquietud—
para que una multitud
de hombres en silencio largo,
despertara del letargo
zombie de la esclavitud.

Valiente:
Palacios, el orador
de la Argentina que ardía,
en la palabra tenía
un puño libertador:
el recuerdo de su amor
por su patria predomina
y a la Historia le camina
a pasos de paladín
como lo hace San Martín
entre Chile y Argentina.

Naborí:
Bolívar de acero y miel
yo tiemblo cuando te evoco:
Capitán del Orinoco
con los Andes por cuartel.
Los cascos de tu corcel
iban soltando centellas,
y no dejando ni huellas
de siervos y de tiranos,
te salían de las manos
pueblos libres como estrellas.

Valiente:
Donde hay esclavos, no hay gloria:
los esclavos en cuestión
no son una patria: son
la vergüenza de la Historia.
Eso prendió en la memoria
Del Titán—sol y jinete—
hasta que en San Pedro, al fuete
de la batalla cayó,
y Cuba se le encendió
en el filo del machete.

Naborí:
Libertad, tú haces leones
de la paloma y el galgo:
así volvió el cura Hidalgo
arenga sus oraciones.
Por sucumbir en gestiones
de liberación humana,
linda enseña mejicana,
dulce bandera de gloria,
en el mástil de la Historia
flotando está su sotana.

Valiente:
El primer sacrificado
por la humana redención
debía tener un panteón
en cada espíritu honrado.
Él cayó crucificado
para que el mundo avanzara,
y aquellos que él libertara
yendo al Calvario y la Cruz,
ciegos para tanta luz
le han escupido la cara.

Naborí:
¡Oh, Martí, la dignidad
tuvo tal grandeza en ti
que basta decir Martí
para entender Libertad!
No has visto tu voluntad
realizada todavía,
pero confía, confía,
que, tras las sombras corsarias,
limpias manos proletarias
están haciendo tu día.

Tomado de: https://verbiclara.wordpress.com/2009/03/27/la-controversia-del-siglo-angelito-valiente-jesus-orta-ruiz-el-indio-nabori/