• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

Primeras Villas Coloniales en Cuba

Las primeras migraciones del hombre llegaron a Cuba hace aproximadamente 10 mil años, o sea, alrededor del 8000 a.n.e. De todo ese largo período histórico solo algo más de quinientos años han sido inscriptos como historia al tomarse la llegada de Cristóbal Colón en 1492 como la fecha de su inicio: el resto del tiempo aún permanece en sustancial incertidumbre acerca de la verdadera cultura, economía y desarrollo social existente en comunidades aborígenes de diferentes estadios de desarrollo. Existen en este orden, muy reconocidas investigaciones arqueológicas, antropológicas, etnológicas, sociológicas, históricas, genéticas y también de otro carácter, las cuales continúan su avance endiferentes campos de estudio, en Cuba yotros pueblos hermanos de Nuestra América.

En 1510, el teniente gobernador Diego Velázquez de Cuéllar con un pequeño grupo de soldados adiestrados en la represión de los naturales de Quisqueya, arriban a las costas cubanas por bahía de Guantánamo, al tiempo que daban persecución a los aborígenes y organizaban una monstruosa campaña colonizadora.

De esta misión evangelizadora de los Reyes Católicos, ya para fines del siglo XVI quedaban unos pocos aborígenes en la Isla, fruto del inhumano trato, la vil explotación por la búsqueda de oro, la autoinmolación de familias enteras, las letales enfermedades europeas y el mestizaje. Tan trágico hecho, potenció la sustitución de la mano de obra originaria por esclavos africanos. Esos hombres no gozaron mejor suerte que sus predecesores pero resistieron la terrible esclavitud colonial, y más tarde, jugaron un papel significativo en la formación de la nación cubana.

Durante el siglo XVI, y hasta la primera mitad del siglo XVIII, bajo diferentes formas y banderas, numerosas poblaciones sufrieron el feroz ataque y saqueo de corsarios y piratas.

La fundación de las primeras villas coloniales fue pilar maestrodel proyecto colonizador, extendiéndolo a otras latitudes del continente americano.

Con ello se abrió el camino en un entorno geográfico natural excepcional, como previera Carlos Marx,  a la concentración del capital, de la producción y de la población en villas, ciudades y urbes que por sus valoresarquitectónicos y culturales han sido declaradas Monumento Nacional y algunas Patrimonio Mundial por UNESCO.

 

Cortesía de la Vicepresidencia de Monumentos del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural

http://www.cnpc.cult.cu