• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

Simbolos Patrios

La Bandera de la estrella solitaria

 

Diseñada por el escritor, poeta y dibujante Miguel Teurbe Colón, según indicaciones del patriota Narciso López, fue izada por primera vez en 1850, en la ciudad de Cárdenas, por los miembros de la expedición libertaria de Narciso López. Adoptada como enseña nacional el 11 de abril de 1869 por la Asamblea Constituyente de Guáimaro (órgano independentista), presidió también las luchas de los mambises en la guerra de independencia de 1895-98. Sus tres listas azules representan los departamentos en los que se dividía la isla por entonces; las dos listas blancas, la fuerza del ideal independentista; el triángulo rojo, la igualdad, la fraternidad y la libertad y a su vez la sangre necesaria vertida en las luchas por la independencia, y la estrella blanca, solitaria, aparece como símbolo de absoluta libertad entre los demás pueblos.

 

El Escudo de la palma real 

 

Originalmente dibujado en 1849 por Miguel Teurbe Colón, el mismo que diseñó la bandera, conserva su concepción básica aunque con algunos cambios. En su cuerpo superior horizontal aparece una llave dorada entre dos montañas y un sol naciente (lo cual simboliza la posición de Cuba en el Golfo de México, entre las dos Américas). Las franjas blancas y azules representan, al igual que en la bandera, la antigua división departamental. A la izquierda, en la vertical, aparece un paisaje cubano presidido por la palma real, símbolo del carácter indoblegable del pueblo cubano.

 

Himno Nacional de Bayamo 

 

El Himno Nacional cubano nació en Bayamo en el fragor de la lucha por la independencia. Pedro Figueredo, luego de haber compuesto la melodía en 1867 escribió, con gran sentido independentista, la letra de este himno de lucha cuando las tropas insurrectas tomaron la ciudad en 1868."

Al combate corred, bayameses
Que la Patria os contempla orgullosa
No temáis una muerte gloriosa
Que morir por la Patria, es vivir.

En cadenas vivir es vivir
En afrenta y oprobio sumidos,
Del clarín escuchad el sonido
A las armas, valientes, corred".

Pedro Figueredo