• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

todo

Le monument à Carlos Manuel de Céspedes : un objet de notre vénération

Par Dr. Eusebio Leal Spengler
Source Lettres de Cuba 10.10.2016

Carlos Manuel de Céspedes
Le monument à Carlos Manuel de Céspedes

En 1810, avec le soulèvement du curé Miguel Hidalgo dans l'église de Dolores, un mouvement insurrectionnel pour l’indépendance a commencé au Mexique et dans d'autres régions du continent américain, provoquant un changement majeur dans l'histoire. Le deux cents ans de ces événements commencent à être célébrés et ils sont également le résultat de profondes analyses à Quito, en Équateur ; à La Paz, en Bolivie ; à Caracas, au Venezuela, à Mexico et aussi à Cuba. Car nous nous rappelons le sacrifice d'Aponte et de ses compagnons, capables de tramer une conspiration qui a été à la hauteur de ces événements. Bien qu'éloigné non seulement géographiquement, mais aussi dans son contenu par la composition sociale et ethnique de Cuba, la première aspiration de cette conspiration des hommes qui ont suivi le courageux Aponte était précisément l'abolition de l'esclavage et elle aurait été sans aucun doute une porte ouverte pour atteindre des objectifs majeurs.

Pour José Luciano Franco et d’autres historiens que j’ai rencontrés, Aponte était un homme d'une intelligence particulière et d’une grande subtilité, il a été capable d’ourdir et de faire une réalité de ce qui aurait été impossibles pour d’autres.

Pour le colonialisme, il était le reflet des événements en Haïti, où avait été proclamée la première République indépendante de ce continent et pour paradoxale que résulte cette conception de l'histoire et de la vie, cela avait été atteint par des masses esclaves dans un combat inégal contre les troupes françaises sur le sol haïtien.

Maintenant, à 148 ans du Dix Octobre, nous venons comme chaque année sur la Plaza de Armas, où se trouve  le monument que mon prédécesseur, le docteur Emilio Roig a érigé en mémoire du Père de la Patrie, un monument comparable à celui de Bayamo, sa ville natale, ou celui sur la Plaza de Armas de Santiago de Cuba.

Pourtant, six ans avant le triomphe de la Révolution, il n’y avait pas d’autre monument à Carlos Manuel de Céspedes que le buste installé dans l'Institut de la Vibora par l’amour de deux professeurs d'histoire : Hortensia Pichardo et son mari Fernando Portuondo.

Le monument de Carlos Manuel de Céspedes est l'objet de notre vénération, non seulement pour la beauté du marbre sculpté, non seulement pour la symbologie d’occuper précisément la place où se trouvait autrefois la statue de Fernando VII, « le despote », mais parce que Céspedes symbolise les plus purs idéaux de la nation cubaine : l'indépendance à tout prix, l'abolition de l'esclavage. Il représente un rêve de justice fondé sur le principe que tous les hommes naissent égaux, le concept de la nécessité d'une transformation profonde de la société cubaine, l’évolution de la pensée que nous voyons chez l'homme qui naît dans le berceau de dentelle, qui vit et parcourt le monde dans les conditions privilégiées de sa classe et qui finalement renonce à tout pour s’immoler. Sa vie a pris fin le 27 février 1874, dans la Sierra Maestra, au lieu-dit San Lorenzo, pour que le symbolisme acquière une plus grande dimension.

Le 9, en respectant la nécessaire précédence de Bayamo et la cérémonie centrale qui y a toujours lieu, en accord avec ce que Céspedes voulait, notre événement se tiendra à La Havane, une veillée qui réunira, dès les premières heures sur la Plaza de Armas, des écoliers, des descendants des libérateurs, des parents des martyrs de la Révolution et tous ceux qui répondent à notre appel. Le monument sera comme toujours entouré de fleurs et d'offrandes envoyées par des institutions de la société et l'état. Ce sera aussi l’objet d’une visite à  la Salle des Drapeaux du Musée des Capitaines Généraux, où est conservé ce précieux Drapeau brodé par la jeune Cambula (Candelaria Acosta), le premier étendard qui a été levé sur le sol cubain avec la claire et définitive idée de l'indépendance absolue et de l'abolition de l'esclavage. Dans la salle des drapeaux brûle une flamme éternelle devant cette bannière que Céspedes a montré à ses compagnons le matin du 10 octobre, dans son exploitation de cannes à sucre La Demajagua regardant d'une part le golfe de Guacanayabo et de l'autre, par temps clair, le profil parfait de la Sierra Maestra où finalement se livrera l’action finale de son destin.

 

Eusebio Leal Spengler

Par Dr. Eusebio Leal Spengler

Nace en 1942. De formación autodidacta, a los 16 años, comenzó a trabajar en el gobierno municipal donde alcanzó el nivel de sexto grado. Como otros jóvenes interesados por la Historia, fue acogido por Emilio Roig y orientado por él en su vocación. Sin haber obtenido oficialmente más nivel escolar, y luego de una ingente preparación, presentó exámenes de suficiencia académica en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, que le permitieron ingresar a este centro de altos estudios por Decreto Rectoral para cursar la Licenciatura en Historia en 1974 y concluyó sus estudios en 1979. Doctor en Ciencias Históricas y Maestro en Ciencias Arqueológicas, Historiador de la Ciudad y Director del Programa de Restauración del Patrimonio de la Humanidad, se ha distinguido de manera particular por la conducción de las obras de restauración del Casco Histórico de La Habana, declarado por la UNESCO en 1982 Patrimonio de la Humanidad. Director del Museo de la Ciudad y de la Oficina del Historiador, ha asumido importantes obras como la restauración del Palacio de los Capitanes Generales, antigua Casa de Gobierno, hoy sede del Museo de la Ciudad de La Habana. En 1981 se le confiere la responsabilidad de conducir las obras del Centro Histórico de La Habana.

Ha cursado estudios de post-grado sobre restauración de Centros Históricos, por beca conferida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Italiana. Es poseedor de los siguientes grado científicos: Doctor en Ciencias Históricas, Universidad de La Habana, Maestro en Ciencias Arqueológicas, Universidad de La Habana, Maestro en Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba. Es presidente de Honor de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, presidente de la Comisión de Monumentos de la Ciudad de La Habana, presidente de la Sociedad de Relaciones Culturales Cuba-México; asesor del Congreso de Integración Cultural Latinoamericano y diputado a la Asamblea Nacional. Ha sido distinguido como Profesor emérito, titular adjunto e invitado de universidades nacionales, latinoamericanas y del Caribe, profesor Titular Docente de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana; profesor Invitado de la Universidad de San Andrés, La Paz, Bolivia; profesor Invitado del Instituto de Diplomacia de la Universidad de Guayaquil, Ecuador, profesor Emérito de la Universidad de Santo Domingo; profesor Emérito de la Universidad de San Marcos, Lima, Perú; profesor de la Academia General Máximo Gómez de las Fuerzas Armadas Revolucionarias; miembro Correspondiente de la Real Academia Española de la Historia; miembro Correspondiente de la Academia Venezolana de la Historia; miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua y correspondiente de la Real Española; académico Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, como Competente en Arte; miembro de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos; miembro de la Academia de Historia de Cartagena de Indias, Colombia; miembro Correspondiente de la Comisión Nacional de Monumentos de Cuba; miembro de Honor de la Organización Iberoamericana de Cooperación Intermunicipal; miembro de las cátedras Eloy Alfaro, y Juan Gualberto Gómez de la Universidad de La Habana, de la The Society Smithsonian, de Estados Unidos; de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI); como asesor del ICOMOS y del Comité Nacional Cubano; del Consejo de la Asociación Latinoamericana de los Derechos Humanos con sede en Quito, Ecuador; del Consejo Técnico Asesor del Ministerio de Educación de la República de Cuba; del Consejo Científico de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de la Habana; del Grupo Organizador permanente para el Decenio Mundial de Desarrollo Cultural; del Grupo de Patrimonio del Ministerio de Cultura de la República de Cuba; del Consejo Superior del Centro de Cooperación Iberoamericana; de la Comisión Permanente de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional de Cuba; del National Trust of Preservation, de Londres; asesor del Congreso de Integración Cultural Latinoamericano; del Comité Asesor para la Erradicación de la pobreza del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) y ostenta Ordenes, Distinciones y Condecoraciones cubanas y de varios países. Ha pronunciado conferencias magistrales y académicas en altas Casas de Estudios, Museos e Instituciones Científicas de Cuba, América del Norte, Canadá, América Latina, el Caribe, Europa y Asia.

Ha escrito ensayos, prólogos y artículos sobre Historia de Cuba, temas de América, restauración y museología que han sido publicados en Cuba y en el extranjero. Es autor de folletos y libros, entre ellos: Regresar en el tiempo, Detén el paso caminante, Verba Volant, Fiñes, Carlos Manuel de Céspedes. El diario perdido y La luz sobre el espejo.

Ha sido reconocido con: Medalla de la alfabetización de la República de Cuba, Orden del Libertador Simón Bolívar, Venezuela. Orden Isabel la Católica en el grado de Comendador, España. Orden de las Artes y las Letras de Francia. Orden Víctor Hugo, conferida por el Director General de la UNESCO. Pro-Mérito Melitense soberana y Militar Orden de San Juan de Jerusalén de Rodas y Malta. Orden de Comendador de San Juan de Jerusalén de Rodas y Malta. Mérito de la República Italiana con el grado de Caballero Oficial. Medalla conmemorativa de la ciudad de Roma, Excavaciones arqueológicas del Lacio. Mérito Distinguido de la República de Perú. Gran Oficial. Mérito Distinguido de la República de Perú. Gran Cruz. Mérito por la Cultura Polaca. Mérito de la República Popular de Polonia con Estrella de Plata. Mérito de la República Popular de Polonia con Estrella de Oro. Medalla 1300 años del Estado Búlgaro. Medalla por el XL aniversario de la victoria sobre el fascismo de la República de Bulgaria. Medalla por el XL aniversario de la victoria sobre el fascismo de la República Socialista de Checoslovaquia. Distinción de la Asociación Asturiana "Jovellanos". Mención del Parlamento Argentino "Encuentro entre dos culturas". Orden al Mérito de la República de Colombia en el grado de Comendador. Orden al Mérito de la República Italiana. Orden Cristóbal Colón en el grado de Comendador de la República Dominicana. Distinción del Patronato del Faro a Colón en República Dominicana. Orden Juan Marinello de la República de Cuba. Embajador de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Orden de Mayo, otorgada por la República de Argentina. Orden al Mérito de la República de Polonia, en el grado de Comendador, otorgada por el Presidente de la República. Premio de la Ciudad de Barcelona. Orden Vasco Núñez de Balboa, en el grado de Comendador, otorgada por el Presidente de Panamá. Orden de Río Branco, en el grado de Gran Oficial, otorgada por la República Federativa de Brasil. Orden Lázaro Peña, otorgada por la Central de Trabajadores de Cuba. Premio de Más Alto Honor, otorgado por la Universidad Soka, Gakai de Tokio. Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor, nombrado por el Presidente de la República Francesa. Mención de Oro de Arquitectura, otorgada por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de Cuba. Gran Orden del Ministerio de Cultura de la República de Colombia. Cruz de Boyacá, máxima condecoración de la República de Colombia.

Nombrado por unanimidad Académico Correspondiente en Cuba de la Academia Mexicana de la Lengua, en su sesión del 13 de noviembre de 2003.

Doctor Honoris Causa, por el Instituto Superior Politécnico “José Antonio Echeverría”, centro rector de la enseñanza técnica en Cuba.

En el 2008 se le otorgó la Distinción Miguel de Cervantes y Saavedra conferida por la Federación de Sociedades Españolas de Cuba.

Doctor Honoris Causa por la Academia de las Artes, Instituto Superior de Arte (ISA) en 2012.

Ajouter un commentaire